17 de octubre de 2011

Fight for what you love.






Dicen que el que no arriesga, no gana.
Pero muchas veces, arriesgarse es difícil.
Arriesgarse es como dejarse caer desde lo alto de un edificio
y sin saber si van a poner a tiempo la red.
Quizás sí, quizás abras los ojos y te encuentres con la victoria.
Pero también puede que choques contra el suelo y te encuentres con la derrota.
Sin embargo, a pesar de que te hagas daño al caer sobre el frío asfalto,
todo el dolor desaparecerá con el tiempo,
 la vida seguirá de nuevo tarde o temprano.



Y podrás sonreír de nuevo, 
preparado para lanzarte de nuevo al vacío.



No hay comentarios:

Publicar un comentario